CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 21 de julio de 2009

1.139 mujeres fueron asesinadas en Colombia en el 2008.

‘Que a las mujeres no se les pega ni con el pétalo de una rosa’ es una de esas frases que parece haber pedido vigencia, y que solo recuerda los pensamientos que tenían nuestros abuelos sobre la forma en que debía ser tratada una dama.

Debería ser así. Pero no lo es. Sobre todo, en algunos sectores rurales, semi-urbanos. Y en algunas grandes ciudades, más que en otras, todavía muchos hombres no han podido superar el ‘síndrome de las cavernas’. Golpean a la mujer, física o verbalmente, para ‘dominarla’.

La cifra de 1.139 mujeres asesinadas en Colombia en el 2008 demuestra un terrible cambio de comportamiento hacia ellas. En muchas regiones colombianas, en vez de un beso reciben un puñal, y en vez de un abrazo o una caricia lo que a su cuerpo llega es un disparo. Eso pasó con *Diana Ramírez.

El 29 de marzo del 2008, a las 8 de la mañana,* Diana, de 42 años, caminaba hacia su lugar de trabajo: una compraventa ubicada en pleno centro de Pivijay, Magdalena. Su ex esposo, *Jairo Cantillo la esperó en mitad del camino para insultarla, y posteriormente, propinarle tres disparos en la cabeza los que terminaron con su vida.

*Jairo no aguantó ver tendida a*Diana sobre el pavimento. Minutos después se suicidó.

Vecinos de la pareja cuentan que la mujer de 42 años, quien se había separado de *Jairo dos años antes , ya había denunciado ante las autoridades que su ex compañero le había advertido que la asesinaría sino volvía con él.

Ella es una de las mujeres que fueron asesinadas el año pasado en Colombia, de las cuales el 33,4% tenían entre 20 y 29 años, según un reporte del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.Entre las principales causas de estos homicidios está la violencia intrafamiliar.

A pesar de que en 2008 hubo una disminución del 6% en los asesinatos de mujeres, frente a 2007 en el que se registraron 1.207, las cifras de impunidad son espeluznantes. En Colombia, en ocho de cada diez homicidios de mujeres, los responsables quedan sin ser castigados, según un estudio realizado por varias ONG que trabajan en el tema.

Alexandra Ramírez, de la ONG Asamblea de Mujeres por la Paz y la Equidad de Géneros, señala que la sociedad sigue creyendo que la violencia contra las mujeres debe ser tratada en el ámbito familiar.

LAS ARMAS. Con un arma de fuego, objeto usado para asesinar a *Diana, acabaron con la vida del 62,94% de las mujeres en 2008. Sin embargo, con objetos corto-punzantes (navaja, cuchillo, entre otros) se cometieron otros 223 crímenes. Si de comparar se trata, en 2008 fueron asesinados 12.899 hombres una estadística escalofriante.

*Nombre cambiado por petición de familiares.

ANALISIS

Por Irene Polo Martínez*

Tenga mucho cuidado con las amenazas

No debemos perder de vista que, ante el surgimiento de nuevas normas tendientes a proteger a la mujer, la niñez, la adolescencia y la familia, hay más denuncias. Hoy la gente se atreve a hacer más visible esa violencia que antes se mantenía debajo de la alfombra o de puertas para adentro. Por fortuna, ya eso está desapareciendo.

En cuanto a la violencia contra la mujer, que sigue siendo alta, ocurre que a veces el género femenino no logra discriminar la potencialidad del nivel de agresión del victimario. A veces minimiza esa potencialidad y eso la hace vulnerable.

Muchas mujeres han convivido tanto con esa situación que llegan a pensar: ‘él no me va a hacer nada… siempre amenaza y después todo pasa’. Lo otro es el miedo. Factor que paraliza, por lo general, a la víctima. Y ese temor le impide actuar para superar esa amenaza. Porque con la intimidación lo que se busca es neutralizar a la víctima. Y casi siempre se logra, por temor a que se cumpla la amenaza. Y en ese no actuar, el victimario tiene el control sobre la víctima y asume y cree que es la manera en que puede obtener los objetivos.